Viernes 10 de Junio de 2005

Azulosos de frío

Hoy:
- Fui a arreglar un computador a la oficina de mi suegra. Otra vez no cobré. Otra vez mi suegra parafrasea a mi madre: ‘¿pero cómo no cobras?’.
- Fui a la U, a las 13.30 debía juntarme con un compañero de grupo. La reunión la habíamos fijado porque yo tenía dudas muy importantes. Al carajo, recién con él caché que en realidad eran muchas dudas, pero ninguna importante.
- Fui donde la Gaby, a tratar de verla antes de que partiera a trabajar. Pretendo sorprenderla (no teníamos previsto vernos hoy), y por eso no la llamo. No estaba; tenía un almuerzo en la CVX… :o(

- Vuelvo a mi hogar y la casa está tan vacía como lo está mi mochila de llaves para entrar. Una rama amiga (en la foto) me ayuda entrar, just singin’ in the rain.
- Ha sido un día curioso y estoy un tanto cansado. Además, parece que perdí la ciencia de la prosa.

P.D.: Visiten lo nuevo que puse (PostSecret) en mi lista de links. Es notable.


Miércoles 8 de Junio de 2005

Irrelevancias

Ya me estaba picando, nadie me decía que continuara con este jueguito… pero mi QUERIDA hermana lo ha hecho. Allá van los datos:

¿Cuánto espacio ocupa la música en tu PC?
25 Gb

¿Último disco que compré?
No estoy seguro… creo que fue el Protection de Massive Attack; la Gaby me ha regalado el 101 de Depeche Mode y otros…
Bajado: New Order - Low-Life

¿Canción que estoy escuchando ahora?
Kraftwerk - Autobahn

5 canciones que escucho mucho o tiene significado para mí
- Half a person, de los Smiths (no me identifica, pero es la raja)
- Disco 2000, de Pulp
- El pueblo unido jamás será vencido, del Inti
- Save me, de Aimee Mann en la película Magnolia
- Forever Young, de Alphaville.

Y continuarán con esto
- Gaby
- Feña
- Varas


Jueves 2 de Junio de 2005

Mi primera vez

¿Habrá sido el anillo? ¿Mi cara de intelectual sobreactuado? ¿El sueño corrosivo a las 9:30 de la mañana tras largas horas que confunden el sueño con el computador?

A esa hora hoy estaba sentado en un banco en Ahumada, esperando la apertura de las puertas de una tienda. Surge una voz tímida, escolar, interrogante:

- ¿Usted sabe a qué hora abren el Eurocentro?

Maldito. Soy un “usted”.


Lunes 16 de Mayo de 2005

El mejor defecto

Como si tuviera que justificar todo lo que escribo, anuncio antes que todo que lo que contaré ha sucedido realmente; yo ya lo he vivido cuatro veces.

Estoy en medio de una asamblea reunida para elegir a una persona a un cargo. Los candidatos se presentan a sí mismos; usualmente mencionan aquellos cargos desempeñados anteriormente que puedan resultar de interés a la audiencia, además de especificar claramente la carrera, universidad y, a veces, la edad o curso.

Usualmente, de acuerdo a la costumbre de la organización en cuestión, en algún momento de la sesión una persona ofrece a la asamblea la oportunidad de hacer preguntas a los candidatos. La pregunta inevitable (suele ser de las primeras) es: “¿cuáles crees que son tus virtudes y tus defectos?”.

Las virtudes suelen enumerarse -e intentar explicarse sin éxito- de forma más bien humilde, modesta. Los defectos aparecen luego de forma más bien abierta, sincera, con esto los candidatos muestran claramente su capacidad de autocrítica -una nueva virtud. Para finalizar, llegan este importante defecto: “soy intolerante al fracaso”. En esto se quedan buena parte del discurso que compone su respuesta, explicando que se apasionan tanto con lo que hacen que, cuando no resulta, se frustran mucho. Nuevamente una virtud: nuestros candidatos son apasionados, trabajan con intensidad y más encima sienten como una derrota personal -de ahí la frustración- el fracaso en su trabajo. Nuestros candidatos se identifican cabalmente con nuestra organización, y están dispuestos a sufrir trastornos intestinales, de ánimo, pareja, familiares; psicológicos y psiquiátricos, por trabajar por nosotros. Entonces, ¿cuál es el defecto?


Jueves 12 de Mayo de 2005

Mi anatomía telúrica

Como diría mi amigo Varas: “méate con ésta”. Hoy me vi acorralado por mi jefe de proyecto de un curso (taller) y me dijo, quitando mis monosílabos y su repetición, más o menos esto:

- Ahora viene mucha mierda, y prepárate porque son toneladas; no vai a parar y olvídate que existes.

Luego prosiguió ofreciéndome, campante, puestos de trabajo en unos súper-computadores nuevos que hay en el departamento cuando quisiera:

- Si quieres pasar de largo, te paso la llave y tengo una cafetera pa café-café.

Entiendo su preocupación; he estado medio flojo para trabajar en el taller y bien desmotivado. De él no tengo nada malo que decir: ha sido, pese a lo taciturno, un muy buen jefe. Sin embargo, temo. Temo por algún órgano reventado en sus entrañas a temprana edad y por su sanidad mental. Temo por esta vida que se mete en un embudo, ya desde la U, como lo advirtió la Gaby hace una semana.

Por ahora, tiemblo: en realidad viene harta mierda y tengo que ponerme a programar como huevón. Pero no pasaré de largo, y menos en la universidad.


Miércoles 4 de Mayo de 2005

Empapélame éste

-Hola, ¿de qué año son? -dijo la joven.
-De sexto -respondieron Puma, Feña o ambos.
-No, en serio, poh.
-Sí, en serio.
-¿Tienen AFP?
-Emmm, no…
-¿Quieren ganarse quince mil pesos en quince minutos?
-Bueno, claro, pero…
-Mira, lo único que tiene que hacer son tres encuestas a personas que ganen más
de… [bla]
-… -silencio observante.
-Mira, la AFP va a obtener los datos de las personas que ustedes encuesten y simplemente las van a empapelar de información … [bla], ¿y?
-Mmm… sabes que no… yo pensaba hacer esta encuesta a mis papás y a mi suegra y en realidad no quiero que los empapelen de información.
-No, pero es que…
-No, en serio, gracias.
-Bueno, se están perdiendo la oportunidad de su vida. Nunca más una AFP les va a pagar algo; van a estar cuarenta años pasándole plata para después estar recibiendo las migajas de ella cuando jubilen.
-Mmm… sí, ya lo sabía, pero que bueno que lo confirme alguien que sepa -no sé si esto lo dije de verdad o sólo lo pensé.

La esencia del diálogo es real. En particular, las palabras destacadas fueron explícitamente dichas.


Lunes 2 de Mayo de 2005

Ingenio/ingenuidad

El sábado 23, durante el Encuentro de Jóvenes, un personaje nos habló sobre educación: para él era necesario ponerse a discutir sobre la propia definición de educación, rechazar la postura práctica de no cuestionarse los fundamentos. Entre otras cosas, sugería botar de una vez por todas al anticuado de Aristóteles de nuestros métodos educativos.

Hace unos días apareció en un boletín de mi escuela una opinión de un profesor del departamento de ingeniería industrial. El artículo versaba sobre el financiamiento de la educación superior. Al margen del propio tema tratado -de cuya discusión me abstendré-, el artículo abrió por fin mis ojos a las razones que me separan en forma definitiva de la Ingeniería.

El artículo en cuestión manifestaba una opinión-descripción; decía cómo son las cosas, distinguía posibilidades e imposibilidades, todo muy objetivo. Y ahí caí en cuenta: la Ingeniería no es fuerza de cambio; por el contrario, se trata de una herramienta de profundización de una situación o ideología previamente impuesta o pensada por otros. Es práctica, es pragmática. Es una fuerza del status quo. Las revoluciones generadas por ella son siempre involuciones, hacia adentro, hacia más de lo mismo; pero más eficiente, más óptimo (revolución industrial, tecnocracia, etc.)

Curiosamente, quien dio la charla es profesor de ingeniería industrial de la U. de Chile.

Tan sólo me resta guardar mis esperanzas en mis compañeros a quienes dejo en el ejercicio de esta profesión, en que ellos sabrán preguntarse constantemente dónde estamos parados y hacia dónde queremos ir.


Jueves 28 de Abril de 2005

Fletez

Insistí repetidamente anoche que no tenía ninguna intención de ver el debate entre periodistas y candidatas, pero terminé viéndolo igual. ¿El saldo? Este comentario: ustedes juzguen.

Mi hermano Distémper comenta mejor que yo respecto a los periodistas presentes. Sólo me queda decir que ante la idiotez generalizada de las preguntas, uno no puede dejar de sorprenderse de la aún mayor contenida en las respuestas. El único comentario periodístico que sentí mío fue “Pero escuchar esto es como escuchar a Lavín”. No sé quién lo dijo ni a quien.

Debí preverlo: ver esta hora espantosa no produjo en mí la sonrisa de burla que debió; por el contrario, al igual que los noticiarios (por algo no los veo), terminé emputecido, como si realmente hubiera esperado algo bueno.

Alvear:
Fleta porque habla de presunción de inocencia y posibles honores al viejo de mierda. Tan fleta como los tres gobiernos anteriores. Fleta diciendo que “habría que evaluar” la destrucción de los saltos del Petrohué. Fleta por no ser capaz de decir en qué se diferencia de la que estaba al lado.

Bachelet:
Fleta porque tiene que esperar informes de inteligencia especializados para opinar sobre los derechos humanos en China. Fleta porque todo lo evalúa. Fleta porque cita el código civil cuando le piden una opinión.

En resumen: fletas porque saben que van a ganar (sabemos que aunque una no salga presidenta, no va a estar precisamente cesante), portadoras de una arrogancia sólo heredada de Laguín.

Y, como siempre, el más idiota termino siendo yo: ¿qué cresta me importa? ¿no debería tener claro que en marzo sólo habrá una serie de enroques? Por favor, amárrenme el 27 de julio y en el debate Lavín versus Sra. Concertación; no me dejen torturarme una vez más.


Martes 26 de Abril de 2005

Las mil puertas de Huidobro

Creo necesario incluirlo aquí, para que aquellos que nunca supieron de su existencia ahora lo vean. Ya vendrán posts más actuales.


Vicente:

Es difícil imaginar un par de individuos tan disímiles como tú y yo: época, clase social, política, moral; nada de esto nos une.

Te echaron y te fuiste con rencor y odio del mismo colegio del cual yo egresé pleno de orgullo y cargado de desafíos. No fuiste suficientemente hombre y te enamoraste como un adolescente de Ximena estando casado y con hijos. Simulaste tu secuestro en Londres por un conflicto político que tu libro ni siquiera soñó en provocar. Despreciaste a Neruda. Nunca fuiste capaz de vivir como un hombre maduro y dañaste a los que te quisieron. Pretendiste para ti un trono divino, quisiste ser “un pequeño Dios”.

Pero Él, en realidad, se reía de ti; más por las cosquillas que le hacías en sus pies que por burlarse. Cuando cantabas a Altazor “eres humano, terriblemente humano”, te cantabas a ti. Nunca fuiste el Superhombre de Zarathustra.

Tu vanguardia poética hoy no es más que una pieza de anticuario, “cuelga, como recuerdo en los museos”. Tú lograste la incoherencia meramente lírica. Nosotros nos burlamos de ti y tus amigos franceses con nuestra incoherencia patéticamente real.

Pero tus versos. Ellos han atravesado la tumba de Cartagena y su historia, democracias y dictaduras, paz y guerra; han llegado hasta mí y también siguieron de largo.

De paso, ellos abrieron un espacio en mi corazón para albergar una amistad transcentenaria y transmilenaria por una persona que odió lo que yo amo y amó lo que yo odio, pero que supo encontrar en un poema un idioma común.

Lo has logrado, tu verso sí ha sido “como una llave, que abra mil puertas”.

5 de julio de 2004


Martes 19 de Abril de 2005

Cuestión de estómago

Imposible dejar de mencionarlo.

Hoy estaba parado en el casino de la escuela, atento como otros al anuncio de Medina… primero creí escuchar entre la verborrea latina algo como ‘Joseph’ (más tarde supe que fue ‘Josephum’). Luego, más latín, una pausa, y el nefasto ‘Ratzinger’.

Sin duda, pues ya había comido la mitad de mi plato, la sensación de vacío en el estómago fue psicosomática.

No faltó el chistoso que dijo ‘¡Gol!’. Sí, un golazo que nos metieron con esta lamentable continuidad en el desahucio de la heterogeneidad de pensamiento en la iglesia y en el mundo.