Archive for Junio, 2005

Zoocracio

Martes, Junio 28th, 2005

Lucas, Francisco, Pascual, Canito, la perra, Julia, Willy, Rapidita, Lentita, Josemaría, Almuerzo. Un pato, cuatro perros (dos pequineses, un poodle y una quiltro), una gata, un canario, dos tortugas y dos conejos.

A Francisco sólo lo tengo dentro de aquella fracción de mi memoria que se confunde con las fotos de la paleohistoria familiar. A Lucas lo recuerdo un poco más, pero ni siquiera podría decir si hubo sólo uno o fueron varios. Los demás son marcas nítidas en mis años de infancia, adolescencia y mi actual juventud. Pascual murió a raíz de severos golpes propinados por algún enajenado, cuando ya vivía una adultez marcada por la idiotez. La perra vivió un tiempo con nosotros y más tarde partió; no recuerdo si le pusimos nombre. Rapidita fue mi tortuga infantil, perdida entre las plantas, tal como Lentita, la tortuga de mi hermana Alcachofa. Josemaría volvió con mi hermana Carolina de unos trabajos de verano y duró muy poco en este ambiente alienado (sólo yo lo llamaba así). Almuerzo murió hace unos meses, tras una vida ingrata y bastante ignorada en la esquina del patio. Canito, la Julia y Willy (el único habitante de la sobrepoblada pajarera que puedo reconocer) aún viven.

Los animales y yo llevamos una vida secreta. Nada escabroso, por favor. El secreto es el cariño que yo siento por ellos y que jamás revelo (ni siquiera a mí mismo), más que en su muerte. Suelo esconder el cariño bajo el peso de un centenar de argumentos científicos, religiosos y morales; no me gusta reconocer que una bestia peluda (o emplumada, o con concha) merezca mi afecto. A veces los veo como personas, recuerdo sus historias, como la juventud de Canito en que salía a jugar bajo la lluvia, el drama de Willy rechazado por las féminas o aceptado sólo para ser su esclavo, o la primera noche de la Julia en que creo haberle salvado la vida que su propia caja de cartón amenazaba con robarle cercenándole el pescuezo.

El viernes se agregó uno a la lista. Llegaba yo a las 10 de la noche a mi hogar y veo un ser sentado en la mitad de la calle, frente a la casa de mi vecino. Pienso ‘¡Oh, un gato!’. Me acerco y la realidad me desengaña ‘¿Qué clase de ratón es ése?’. Lo miro detenidamente y él me gruñe, asustado. Tras observarlo incrédulo, corro a mi casa, tomo mi cámara y llamo a mi hermana para descartar un trastorno siquiátrico (en mí, no en el ratón). Mi madre, sabia, lanza antes de irnos: ‘¡Es un coipo!’.

Les presento al coipo Juanito (Juanito se llama todo lo que se me acerque sin haber sido antes nombrado). No pude hacer mucho más por él que tomarle la foto (gran favor). Dudo que haya podido regresar a su hábitat en el río Mapocho; se veía desorientado y por cierto se encontraba bastante lejos. En fin… me quedó algo dando vueltas tras nuestro breve encuentro y decidí homenajear a todos los animales de mi vida con este post. Ahí tienen.

La sonrisa ancha

Miércoles, Junio 22nd, 2005


Yo te hacía una señora triste, cabizbaja; una señora con una mirada alternativamente melancólica y nostálgica, siempre nublada por tu Manuel. Ancohe, en medio del desvelo autoprovocado, lo escuché todo como si fuera la primera vez: tu sonrisa ancha repleta de ese amor cotidiano, dispuesta tanto a la carcajada como a la ternura; los cinco minutos vueltos eternidad en la primavera de tu regreso; tú transfigurada en Sol empapado por la lluvia.

Sabía de ti desde hace años, en esa tragedia, en ese amor -porque no hay tragedia sin amor- cantada por Víctor. Desde hoy sí te recuerdo, Amanda.

Azulosos de frío

Viernes, Junio 10th, 2005

Hoy:
- Fui a arreglar un computador a la oficina de mi suegra. Otra vez no cobré. Otra vez mi suegra parafrasea a mi madre: ‘¿pero cómo no cobras?’.
- Fui a la U, a las 13.30 debía juntarme con un compañero de grupo. La reunión la habíamos fijado porque yo tenía dudas muy importantes. Al carajo, recién con él caché que en realidad eran muchas dudas, pero ninguna importante.
- Fui donde la Gaby, a tratar de verla antes de que partiera a trabajar. Pretendo sorprenderla (no teníamos previsto vernos hoy), y por eso no la llamo. No estaba; tenía un almuerzo en la CVX… :o(

- Vuelvo a mi hogar y la casa está tan vacía como lo está mi mochila de llaves para entrar. Una rama amiga (en la foto) me ayuda entrar, just singin’ in the rain.
- Ha sido un día curioso y estoy un tanto cansado. Además, parece que perdí la ciencia de la prosa.

P.D.: Visiten lo nuevo que puse (PostSecret) en mi lista de links. Es notable.

Irrelevancias

Miércoles, Junio 8th, 2005

Ya me estaba picando, nadie me decía que continuara con este jueguito… pero mi QUERIDA hermana lo ha hecho. Allá van los datos:

¿Cuánto espacio ocupa la música en tu PC?
25 Gb

¿Último disco que compré?
No estoy seguro… creo que fue el Protection de Massive Attack; la Gaby me ha regalado el 101 de Depeche Mode y otros…
Bajado: New Order - Low-Life

¿Canción que estoy escuchando ahora?
Kraftwerk - Autobahn

5 canciones que escucho mucho o tiene significado para mí
- Half a person, de los Smiths (no me identifica, pero es la raja)
- Disco 2000, de Pulp
- El pueblo unido jamás será vencido, del Inti
- Save me, de Aimee Mann en la película Magnolia
- Forever Young, de Alphaville.

Y continuarán con esto
- Gaby
- Feña
- Varas

Mi primera vez

Jueves, Junio 2nd, 2005

¿Habrá sido el anillo? ¿Mi cara de intelectual sobreactuado? ¿El sueño corrosivo a las 9:30 de la mañana tras largas horas que confunden el sueño con el computador?

A esa hora hoy estaba sentado en un banco en Ahumada, esperando la apertura de las puertas de una tienda. Surge una voz tímida, escolar, interrogante:

- ¿Usted sabe a qué hora abren el Eurocentro?

Maldito. Soy un “usted”.